Descripción del proceso
La producción de piel puede dividirse en tres fases: preparación
Del cuero para el curtido, que incluye procesos como la eliminación
Del pelo y la carne adherida; proceso de curtido y proceso de
Acabado. El acabado incluye tareas mecánicas para dar forma y
Alisar la piel, y métodos químicos para colorear, lubricar, suavizar
Y aplicar un acabado superficial a la piel
Todos estos procesos pueden tener lugar en las mismas instalaciones,
Aunque es común que el acabado se realice en instalaciones
Distintas del curtido con el fin de aprovechar los costes de
Transporte y los mercados locales. De ahí la posibilidad de contaminación
Cruzada entre los procesos.
Como las pieles y los cueros en bruto se
Deterioran rápidamente, se conservan y desinfectan antes de
Expedirlos a la curtiduría. Se extraen del armazón o canal y
Luego se conservan mediante cura. Esta puede realizarse por una
Amplia variedad de medios. El curado mediante secado es
Adecuado en regiones en las que se dan las condiciones climáticas
De calor y ambiente seco. La operación de secado consiste
Bien en estirar las pieles sobre bastidores, bien en extenderlas en
El suelo bajo la acción del calor del sol. El secado con sal, otro
Método utilizado, consiste en frotar el lado de la carne con sal.
La cura con salmuera o salazón consiste en sumergir los cueros
En una solución de cloruro sódico a la que puede haberse
Añadido naftaleno. Es el método más común de conservación en
Los países desarrollados.
Los países desarrollados.
Antes de expedirlos, los cueros suelen tratarse con DDT,
Cloruro de zinc, cloruro de mercurio, cloro fenoles u otros agentes
Desinfectantes. Estas sustancias pueden representar riesgos tanto
En el lugar de curado como a la recepción en la fábrica.

Tipos de cuero
ima_o.JPG



La industria del cuero, si bien está íntimamente ligada con la industria cárnica es auto perpetuable, es decir, aunque el cuero es un subproducto de la explotación cárnica, la demanda de zapatos, cinturones, bolsos, etc. hechos de este material, perpetúa la crianza y explotación cruel y tormentosa de los animales.

Esta industria, genera una gran ganancia para aquellos que crían a los animales de consumo. De hecho, sin la ganancia proveniente del cuero, los precios de la carne y los lácteos, se elevaría considerablemente. Comprando estos productos, se incentiva a producirlos en mayor cantidad. Erróneamente el consumidor cree que comprar cuero no eleva la demanda de vacas y animales asesinados.

El cuero de vaca proviene principalmente de aquellas vacas lecheras que ya no son productivas o de terneros destinados al matadero. Estos animales viven confinados cruelmente en hacinamiento y con múltiples privaciones, también son sometidos a castraciones, marcaciones, descornamientos, etc., sin ningún tipo de anestesia. Así mismo están sujetos al transporte, en crueles condiciones y a los mataderos, Además, en muchos casos el ganado no recibe ni agua ni comida durante estos viajes, y muchas vacas mueren antes de llegar a destino. Comprar cuero contribuye directamente a preservar las granjas industriales y los mataderos, ya que es el subproducto más valioso de la industria cárnica. En los mataderos, los animales son degollados, desollados y desmembrados, aún estando concientes mientras los demás observan horrorizados.

Irónicamente, la mayoría del cuero alrededor del mundo proviene de la India, donde las vacas son sagradas. Sin embargo, investigaciones realizadas incógnitamente han demostrado que en este país se comenten grandes violaciones a las leyes de protección animal básicas de una forma rutinaria.
El cuero puede provenir de animales como vacas, credos, cabras y ovejas; también de animales exóticos como caimanes, cocodrilos, avestruces y canguros; en inclusive de perros y gatos, que son masacrados por su piel y carne en países como China, Filipinas, Corea, etc. Mundialmente el cuero no es marcado con su procedencia, lo cual dificulta saber de qué animal es.
El cuero de animales como caimanes, la serpientes y el cocodrilos, se obtiene al paralizarlos primero y luego desmembrándolos y desollándolos aún estando vivos. Las serpientes, por ejemplo, son colgadas vivas de una cuerda y con un cuchillo afilado, su piel es retirada. Lo que queda del animal se desecha y tarde varios minutos e incluso horas para morir (esto se debe a la habilidad de los reptiles de soportar la presión sanguínea y los niveles de oxígeno bajos. Los reptiles tienen un sistema nervioso central y toda la capacidad de sentir dolor.

Actualmente el canguro es masacrado por millones para suplir el comercio internacional de su carne y su cuero, convirtiéndose en la masacre de vida salvaje terrestre más grande hecha por el ser humano. Compañias de zapatos como Adidas, Nike y Reebok compran las pieles de canguro para usar su cuero, mientras su carne es usada como comida para mascotas. Alrededor de 3 millones de canguros son asesinados en Australia cada año lo que ha reducido la población en un 50% en los últimos 5 años. Estas estadísticas no incluyen a las crías que son dejadas atrás cuando sus madres son asesinadas y que también mueren, ni las cacerías no comerciales e ilegales. Firme la petición para parar con esta cruel práctica
La industria del cuero además de la crueldad con los animales, trae consigo problemas de salud y daños ambientales.

Se ha relacionado su procesamiento con el padecimiento de leucemia en áreas vecinas a las curtimbres. Los empleados en tales empresas deben trabajar con quí­micos tóxicos como aceites a base de cianuro, derivados de alquitrán, formaldehí­do, sales minerales, y es alto el í­ndice de cáncer testicular entre estos grupos. Según el Departamento de Salud del Estado de Nueva York más de la mitad de todas las víctimas con cáncer de los testículos trabajan en curtidoras. Estos químicos también se relacionan con desórdenes nerviosos, asma, muerte prematura, desórdenes ginecológicos, debilidad, mareos, migrañas, dolores abdominales, nauseas, estreñimiento, infecciones respiratorias y cutáneas y otras enfermedades serias.

Las pieles de animales son “curadas” o terminadas con sustancias químicas peligrosas como sales minerales (cromo, aluminio, hierro, y zirconia), formol, derivados del carbón, y varios aceites y tintes, algunos con base de cianuro. Todos los desechos que el cromo contiene son considerados peligrosos por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de EE.UU.

La industria del cuero utiliza cantidades masivas de energía. La Enciclopedia de Tecnología Química Kirk-Othmer dice, “Con base en la cantidad de energía que consumen por cada unidad producida, la industria que produce cuero estaría en la misma categoría de usuarios masivos de energía como las industrias de aluminio, papel, cemento y petróleo”.

Además, para criar a los animales que producen las pieles que se convierten en cuero es necesario talar árboles para crear pasturas, requieren enormes cantidades de agua y los escurrimientos de los establos de engorda y lecheros son una de las principales causas de la contaminación del agua. Criar ganado consume enormes cantidades de combustibles fósiles. (En contraste, la vestimenta de plástico sólo es una fracción de 1 por ciento del petróleo que se usa en los EE.UU.)

Con cada par de zapatos de cuero comprados, se sentencia a aun animal a una vida miserable. En lugar de eso, existen cientos de accesorios hechos de cuero sintético, cuerina, materiales vinílicos, etc. que además de ser estéticamente agradables, son libres de crueldad e inclusive más económicos.